Descubre porque la calidad de sueño es igual de importante que la cantidad

A día de hoy, todos sabemos que las recomendaciones de los expertos indican que lo aconsejable es dormir ocho horas. Descansar durante este tiempo nos ayuda a recargar las pilas por la noche y, aunque en ocasiones sea muy difícil de cumplir, la mayoría de nosotros tratamos de seguirlo a rajatabla. Sin embargo, no somos tan conscientes de que la calidad del sueño es igual de importante que la cantidad del mismo. Pero, ¿qué es la calidad del sueño? Vamos a verlo.

Qué quiere decir tener buena calidad de sueño

La relación entre sueño y salud es mucho más fuerte de lo que parece. Según un estudio realizado por los doctores Phyllis C. Zee y Fred W. Turek, del Departamento de Neurología de la Universidad Northwestern de Chicago, las alteraciones del sueño pueden acentuar diferentes problemas de salud, como la obesidad, la depresión o las enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

Sufrir insomnio o estrés puede hacer que no durmamos como es conveniente y, como consecuencia, nuestro estado de ánimo o nuestro rendimiento laboral y/o estudiantil se puede ver afectados. Durante la juventud, nuestro cuerpo puede responder correctamente pese a estar cansado pero, a medida que vamos creciendo, dormir el número de horas convenientes comienza a ganar más y más importancia.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que irnos a dormir y despertarnos en repetidas ocasiones durante la noche no nos ayuda a descansar. En Estados Unidos se han llevado varias investigaciones sobre el tema y la Universidad Johns Hopkins de Maryland publicó un trabajo en la revista Sleep que apuntaba en la misma dirección.

Para realizar este estudio se contó con una serie de voluntarios que fueron divididos en tres grupos; aquellos que formaban el primer grupo fueron despertados en repetidas ocasiones durante la noche, los que formaban el segundo grupo recibieron la orden de irse a dormir tarde y los integrantes del tercer grupo tenían que dormir igual que lo hacían habitualmente.

calidad de sueño estado de animo

Como resultado de este estudio se extrajeron diferentes resultados y todos apuntaban en la misma dirección; los cambios en el sueño afectan al estado de ánimo. De este modo, se observó que solo los que pertenecían al tercer grupo, es decir, aquellos que podían dormir con total libertad mantuvieron sus niveles de alegría y cordialidad.

Este descubrimiento explicaría las alteraciones de personalidad que sufren los padres primerizos o las personas que, por su horario laboral, tienen que comenzar a dormir durante el día. En el primer caso, los nuevos papás y mamás tienen que habituarse a levantarse en repetidas ocasiones durante la noche pues su bebé se pondrá a llorar de hambre, por estar mojado o por alguna pesadilla. Dormir del tirón tras ser padre es prácticamente imposible. En el segundo caso, los ritmos circadianos se ven alterados y esto afecta considerablemente a los estados de ánimo.

Los ritmos circadianos y la calidad de sueño

Pero, ¿qué son los ritmos circadianos? Son los ritmos biológicos que se encargan de regular nuestro sistema durante periodos de 24 horas y, gracias a ellos, nuestro organismo sabe cuándo dormir, cuándo comer o cuándo despertarse. Están muy relacionados con la luz y un claro ejemplo de alteración de los ritmos circadianos es el jet lag. En viajes de largas distancias, el cambio de huso horario y, en consecuencia, de la luz afecta considerablemente a nuestro ciclo sueño-vigilia y esto es lo que explica que estemos tan cansados. No obstante, hay que tener en cuenta que el cansancio del viaje, unido al nerviosismo que suele producir el mismo, no ayuda a evitar el jet lag. Si tienes que hacer un viaje de estas características, lo mejor será que te lleves un antifaz, así en el avión, aunque haya luz, podrás conciliar el sueño. Te sentirás menos cansado pero, cabe tener en cuenta, que tu agotamiento no desaparecerá del todo.

Como ya hemos dicho, la calidad del sueño es igual de importante que la cantidad y dormir en un avión no es lo más recomendable. Si quieres asegurarte de que tu descanso es el más adecuado utiliza ropa cómoda, un colchón de calidad, regula la luz y la temperatura, evita los ruidos y deja tu teléfono móvil fuera de la habitación. Así, aunque suene no te enterarás y no habrá nada que disturbe tu descanso. Gracias a estos consejos, ¡dormirás como un angelito!