Cómo elegir un colchón según el peso

Para elegir el colchón ideal hay que tomar en cuenta algunas variables: el precio, la firmeza o la densidad. Sin embargo, hay un factor esencial que determinará la calidad de nuestro descanso: nuestro peso. Por eso, en Venta de Colchones Baratos te preparamos una completa guía para que descubras cómo elegir un colchón según el peso y garantizar así noches de buen descanso.

Tipos de colchones

Colchón de muelles: su estructura contempla una carcasa de muelles fabricados en alambre de hierro y forrados con fundas de algodón. Este tipo de colchones ofrece firmeza, pero también flexibilidad. Dentro de esta categoría hay dos tipos: muelles bicónicos, que son aquellos con forma de doble cono y se caracterizan por adaptarse mejor al peso. Mientras que los muelles ensacados tienen forma cilíndrica y evitan los sonidos que podría generar el rozamiento entre ellos. En este tipo de colchones, a mayor cantidad de muelles, mayor respaldo y comodidad para el cuerpo.

Colchón de espuma: están hechos de poliéster o poliuretano, sin embargo, la calidad y densidad de la espuma varían. A mayor densidad de espuma, mayor calidad. Y mientras más capas de espuma, mayor firmeza. Aunque los colchones de espuma son vinculados con una mala calidad y una mayor facilidad de hundimiento, la realidad es que los avances tecnológicos han permitido el desarrollo de materiales que garanticen una mejor calidad. En ese sentido, las espumas HR (high resilience) son mucho más duraderas y ofrecen más resistencia al hundimiento.

Colchón de látex: el material original de fabricación de este tipo de colchones se obtiene de la resina del árbol de caucho, lo que le da una característica natural e hipoalergénica. Sin embargo, el porcentaje de este material varía, ya que se suele mezclar con espuma sintética. El látex es un material elástico, por lo que se adapta mejor a somieres articulados, que requieren colchones con una mayor adaptabilidad, pero si se va a usar en un soporte tapizado, tiene que estar diseñado para este tipo de colchón.

Colchón viscoelástico: la espuma viscoelástica se origina a partir de un material gelatinoso al que se le insufla aire, el resultado es una espuma con burbujas que, luego de ser tratada con resinas, dan como resultado un bloque que se adapta al cuerpo. Aunque es un colchón que debe voltearse regularmente como cualquier otro, lo ideal es tratar de aprovechar la cara viscoelástica, así que más que cambiar la cara del colchón, lo que aplica es voltear de pies a cabeza semanalmente para que mantenga su forma.


Es importante aclarar que no existen los colchones 100% viscoelásticos. De hecho, los colchones viscoelásticos tienen núcleo de muelles, espuma u otros materiales y es su acolchado lo que realmente está hecho en este material.

Según la firmeza del colchón, estos pueden ser:
Muy blandos: el peso se reparte entre la superficie del colchón y todo el cuerpo está apoyado.

Blandos: el cuerpo está en contacto con toda la superficie del colchón. Pueden usarse como acolchado de una superficie más dura.

Medio-blandos: se adaptan al cuerpo, pero también son flexibles. Son ideales para embarazadas, personas con problemas óseos o de circulación.

Medio-duros: al ser muy firmes, mantienen la horizontalidad del cuerpo. Son para personas jóvenes y adultas saludables que prefieren las superficies estables para dormir.

Duros: son colchones de alta durabilidad, ideales para personas con más de 100 kg de peso.

Muy duros: esta categoría es para personas con más 100 kg de peso o que disfruten dormir en superficies robustas y con un grado de firmeza que asemeja al suelo.

Tipos de colchones

Colchones para personas con sobrepeso

Una vez conocidos los tipos más comunes, llega el momento de determinar cómo elegir un colchón según el peso. Es importante saber que una correcta elección depende de factores que van más allá de lo económico: de nada sirve comprar uno barato, si se va a deteriorar rápidamente o peor aún, va a generar dolencias o molestias físicas.

Uno de los factores a tener en cuenta es la información que nos ofrece la báscula. Si tienes un peso superior a los 100 kg, hay algunas recomendaciones que deberías considerar: los colchones con núcleo de látex o acolchado de viscoelástico no son recomendables, ya que si bien son materiales caracterizados por adaptase al cuerpo y volver a su forma original, cuando tienen una gran presión (ejercida por una persona con exceso de peso) poco a poco comienzan a deformarse. Esto no solo deteriora el colchón, sino que a la larga generará problemas de salud, como dolor espalda, sensación de cansancio por una mala calidad del sueño, etc.

Por ello, lo recomendable para estos casos es optar por un colchón de muelles ensacados, ya que su estructura permite un alto grado de firmeza; eso sí, es importante fijarse en que el colchón esté diseñado para soportar ese peso.

Colchones para personas delgadas

Aunque en este caso la elección puede ser un poco más sencilla, hay aspectos que hay que tomar en cuenta para hacer la elección más adecuada:

Un colchón con núcleo de espuma HR y acolchado de espuma viscoelástica o látex puede ser una excelente opción, ya que se trata de un colchón que se adapta a la forma pero recupera su estructura original con facilidad. Un nivel firmeza medio- blando o medio duro puede funcionar para este caso, ya que la elección dependerá si te gusta más la sensación de dormir sobre una superficie blanda o si por el contrario prefieres algo mucho más sólido.

Ahora que ya dispones de información para saber cómo elegir un colchón según el peso, te recomendamos seguir en cuenta estas sugerencias para garantizar, no solo un buen descanso, sino también la salud de tu espalda y cervicales.