¿Sabes cómo duermen los astronautas? Te lo explicamos en detalle

Desde la llegada del hombre a la Luna, en 1969, la vida en el espacio ha despertado nuestra curiosidad. Tras aquel “pequeño paso para el hombre, gran paso para la humanidad” de Neil A. Armstrong, los humanos hemos estado pendiente de qué comen, cómo viven, cómo se duchan o cómo duermen los astronautas. Su nuevo estilo de vida, y la forma en la que se tienen que adaptar a él, nos despierta curiosidad y aquí vamos a tratar de responder a las preguntas más frecuentes que nos hacemos al respecto.

Cuántas horas duermen los astronautas

Según un estudio sobre el sueño en el espacio publicado en The Launcet Neurology, los astronautas apenas duermen seis horas al día, dos horas menos de lo recomendado por médicos y especialistas. Laura Bager, doctora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, aseguraba en una entrevista a El Mundo que “el déficit de sueño es algo generalizado entre los tripulantes” de cualquier misión espacial.

Según dicho estudio, el 75% de los tripulantes de cualquier misión espacial necesita tomar algún tipo de pastillas para poder conciliar el sueño. Para llegar a estas conclusiones, el estudio analizó el comportamiento de 85 astronautas antes, durante y después de alguna misión por lo que seguía al detalle tanto las pautas de sueño en la Tierra como las pautas de sueño en el espacio.

como dormir en el espacio

Sin embargo, previamente a este estudio ya se sabía que las condiciones para dormir en una nave especial no eran las más óptimas. Durante las diferentes misiones Apolo, los tripulantes espaciales ya se quejaron de las dificultades para conciliar el sueño debido a la gran cantidad de luz y a los ruidos emitidos por la nave. Como consecuencia, durante los años posteriores, se trató de mejorar las condiciones de habitabilidad de las aeronaves pero, parece ser que no ha sido suficiente.

Así pues, diferentes científicos consideran que la razón principal que explica los problemas para dormir es la ausencia de gravedad. La falta de la misma en el espacio hace que algo tan habitual para nosotros como meterse en la cama, acomodarse en el colchón, taparse con la manta y cerrar los ojos sea algo totalmente imposible durante cualquier misión espacial. Entonces, ¿cómo duermen los astronautas? ¿En qué posición? ¿Cómo se mantienen estáticos en un sitio? Vamos a verlo.

Cómo dormir en el espacio

A lo largo de los años, diferentes astronautas nos han tratado de mostrar su forma de dormir a través de imágenes reales grabadas. Para descansar, los astronautas se meten en un espacio delimitado superior e inferiormente de manera que les sea más o menos posible estar quietos. Hay que tener en cuenta que hay que habituarse a un cambio tan brusco como este y esto es lo que explica que, durante los primeros días, les cueste conciliar el sueño.

Además, dormir en el espacio produce una alteración de los ciclos circadianos. Estos procesos biológicos naturales son los encargados de regular nuestro sueño o nuestra hambre durante ciclos de 24 horas y están muy relacionados con la luz. Puesto que los astronautas están continuamente experimentando cambios de luz, sus ritmos circadianos se pueden ver alterados.
Una nave espacial realiza una vuelta a la Tierra cada 90 minutos, por lo que sus habitantes ven un amanecer y un anochecer cada hora y media. Así pues, no hay un día y una noche y los astronautas viven constantemente rodeados de luz artificial.

Todos estos cambios han afectado al sueño y al descanso en las diferentes misiones espaciales de la historia hasta tal punto que, incluso, los astronautas han tenido que oponerse a la falta de condiciones y a los excesivos ritmos de trabajo.

En 1973, los tres astronautas que componían la misión espacial Skylab se rebelaron contra las órdenes que recibían desde la Tierra y decidieron apagar durante un día las conexiones por radio con Houston. Su misión comenzó en noviembre y, durante seis semanas, los tripulantes espaciales se quejaron en repetidas ocasiones de la sobrecarga de trabajo. El 28 de diciembre terminaron explotando y decidieron tomarse un día de descanso.

Cuando reanudaron la misión, el calendario laboral tuvo que ser modificado y finalmente, cuando regresaron a la Tierra, no solo habían cumplido su organigrama de trabajo sino que incluso habían superado las expectativas previstas. A partir de ese momento, tanto astronautas como controladores de misión se han replanteado las condiciones de vida en el espacio, una cuestión que se está teniendo en cuenta en los estudios y exploraciones realizados para tratar de llegar a Marte.