Cómo funcionan los colchones antiescaras

Hay personas que se ven obligadas a pasar largo tiempo encamadas bien sea por su edad, por una enfermedad o por un accidente. Para evitar que se produzcan ciertas lesiones es importante tomar medidas y por eso hoy en Venta de colchones baratos te mostramos cómo funcionan los colchones antiescaras o con qué materiales están hechos, entre otras cuestiones. ¡Evitar estas molestias es vital!

Cómo son los colchones antiescaras

Una escara, también conocida como úlcera por presión, es una herida que puede aparecer en la piel cuando una persona permanece en una misma postura mucho tiempo, generalmente en la cama pero también en una silla de ruedas. Es causada por presión, roce o abrasión por deslizamiento y las escaras suelen aparecer en la parte inferior de la espalda, las caderas, las rodillas o los talones.

Las escaras son muy dolorosas y son lesiones que pueden tener graves consecuencias, ya que si no se tratan pronto pueden necrosar el tejido. No debemos pasar por alto que incrementan la mortalidad y empeoran la calidad de vida del paciente. En muchos casos aumentan la estancia hospitalaria, con el consiguiente sufrimiento que ello supone tanto para el enfermo como para la familia.

El tratamiento es importante, pero lo es más la prevención y una de las armas más poderosas para tal fin son los colchones antiescaras. Están diseñados para distribuir el peso del cuerpo a lo largo de toda la superficie. De esta forma se alivia la presión de las prominencias óseas.

Con qué materiales están hechos los colchones antiescaras

Veamos los distintos materiales que se utilizan para su fabricación:

  • Colchones de aire: son los más comunes y cuentan con diferentes compartimentos cilíndricos que sirven para que la piel no sea presionada de manera continuada. Hay dos clases: estáticos, sin compresor, y dinámicos, con compresor. El compresor sirve para hinchar ciertas partes del colchón para aliviar la presión.

  • Colchones de látex: son el otro tipo más usado y se adapta al cuerpo. Los colchones de látex alivian las molestias de las escaras, además son bastante económicos.

  • Colchones de viscoelástica: tienen la capacidad de adaptarse a la temperatura corporal, esto permite que el colchón se hunda. Cuando esto sucede, con los colchones viscoelásticos se evita la fricción que causa las escaras.

  • Colchones de agua: cuentan con una estructura de plástico que se rellena con agua caliente. Sirven para que el paciente se sienta más relajado y descansado. Gracias al agua, el cuerpo se mueve suavemente y de esta forma se cambian los puntos de presión.

  • Colchones de espuma: disponen de 48 módulos que disminuyen la presión. Se suelen utilizar sobre otros colchones. Los colchones de espuma están especialmente indicados para las personas que sudan mucho, ya que absorben la humedad.

  • Colchones con barreras: cuentan con un marco exterior de un material más pesado que impide que el paciente se deslice mientras está tumbado.

  • Colchones con zona de descarga en los talones: ayudan a que el peso repercuta en la zona de los gemelos y no sobre los talones para evitar las escaras en esa parte del cuerpo que es especialmente sensible.

Cómo funcionan los colchones antiescaras

Ha llegado el momento de repasar cómo funcionan los colchones antiescaras, ya que al describir los distintos tipos que hay en el mercado hemos visto parte de su funcionamiento.

Podemos decir a modo de resumen que los colchones antiescaras consiguen reducir la presión de las prominencias óseas de diferentes formas. Están diseñados para personas que, por cualquier motivo, deben permanecer encamadas un tiempo más o menos prolongado. Además, están pensados para pacientes que presentan problemas circulatorios, de incontinencia, de sudoración o neurológicos.

A la hora de elegir el que mejor se adapta a tus necesidades lo recomendable es acudir a un tienda especializada en la venta de colchones y tener en cuenta estos puntos:

  • Convalecencia: si se va a estar poco tiempo encamado, quizás sea suficiente con mover al enfermo. Si, por el contrario, se tiene que comprar un colchón la mejor opción es el de látex.

  • Tamaño de la cama: la medida del colchón debe ser la misma que la de la cama, evitará que se mueva.
    Peso del enfermo. Si el paciente tiene sobrepeso no optes por un colchón de aire, ya que durará poco.

  • Movilidad: si el enfermo no puede moverse solo, lo ideal es comprar siempre un colchón antiescaras.

¿Te ha resultado útil esta información? Pues ahora que ya sabes cómo funcionan los colchones antiescaras decide cuál es el que mejor se adapta a tus necesidades y cómpralo inmediatamente. ¡Mejorará la vida del paciente en gran medida!