Contar ovejas para dormir

Contar ovejas para dormir es una de las técnicas dormir más extendida y popularizada entre la gente. Ampliamente ligada a la cultura popular de diferentes países, esta tradición se remonta a una historia del siglo XII que originalmente no nace como una técnica para dormir en sí, sino que nace a raíz de una historia en un libro que era una recopilación de diferentes historias para dormir.

En una de estas historias se narra una situación en la que hay multitud de ovejas que tienen que pasar en una pequeña barca para cruzar un río, se van enumerando los viajes que tienen que realizar las ovejas, porque solo pueden cruzar el río de dos en dos, y de esta forma el rey, para el que un fabulista había inventado esta historia, se va quedando dormido poco a poco debido a lo tedioso y tranquilizador de la repetición de la cuenta de las ovejas.

A partir de ahí se va modificando la historia hasta llegar al concepto que utilizamos hoy en día que simplemente se basa en contar ovejas mientras estamos en la cama para finalmente quedarnos dormidos.

Contar ovejas no funciona

Comúnmente se recomienda contar ovejas para poder quedarnos dormidos pero ¿realmente funciona?. Lo cierto es que a pesar de que algunas personas afirman que es un método que les funciona, quizás es porque ya lo han interiorizado como una técnica de relajación más que por el hecho en sí de que estén contando ovejas.

Para poder validar si esta metodología funcionaba, en la Universidad de Oxford decidieron hacer un estudio para poder evaluar, a través de diferentes grupos de estudio, si la técnica era realmente válida para dormir o no. Lo que hicieron fue poner a tres grupos a dormir, al primero de ellos los pusieron a contar ovejas, al segundo les indicaron que debían pensar en imágenes que les transmitiesen una sensación de relajación y el tercer grupo lo utilizaron como elemento de control sin recomendarles ningún sistema.

Los resultados del estudio indicaron que el grupo que contaba ovejas y el grupo al que no le habían recomendado ninguna técnica, no consiguieron dormirse antes y además constataron que les costaba más dormirse, mientras que el grupo que estaba centrado en las imágenes consiguió dormirse antes.

Técnicas para conciliar el sueño que sí funcionan

trucos poder dormir fácilmente

Del estudio de Oxford que anteriormente mencionamos no solo se desprende que la técnica de contar ovejas no funciona adecuadamente para dormirnos, sino que una técnica que si que es válida para conciliar el sueño es la de pensar en imágenes evocadoras, que nos transmitan tranquilidad y relajación como herramienta para poder dormir mejor.

Generalmente se indica que el hecho en sí de contar ovejas resulta tedioso y aburrido por lo que no es suficiente para que nuestro cerebro entre en estado de relajación, de forma contraria a lo que ocurre con las ovejas, si tratamos de pensar en un paisaje evocador y tranquilizador, o situaciones de relajación en playas, montañas o similar, conseguiremos dormirnos antes ya que dichas imágenes si que consiguen captar nuestra atención al entretener a nuestra mente recordando y tratando de elaborar dichos paisajes, esto favorecerá que terminemos por dormirnos antes y también conseguirá alejar de nuestra mente, en los momentos previos al sueño, todos esos malos pensamientos y problemas que suelen ser la fuente de nuestros inconvenientes a la hora de dormir.

Otra metodología que ha resultado muy efectiva para dormir, es la del 4-7-8, se trata de coger aire por la nariz durante 4 segundos, mantener el aire en los pulmones durante 7 segundos y finalmente expulsar todo el aire de nuestros pulmones durante 8 segundos, este proceso lo tendremos que repetir hasta dormirnos y normalmente en unos cuantos ciclos de repetición deberíamos estar dormidos, se trata de una técnica de relajación y control de la respiración que funciona muy bien en general.