¿Sabes cuánto dura un colchón? Nosotros te lo explicamos

El colchón es uno de los elementos imprescindibles en el hogar y es importante invertir en él para asegurarnos de que sea de la mejor calidad y de que se adapta totalmente a nosotros o al durmiente que lo va a utilizar. Hay diferentes aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar un colchón, pero primero vamos a ver cuánto dura un colchón para poder averiguar si es hora de cambiar el tuyo.

Factores que determinan la duración de un colchón

Existen una serie de factores que determinarán la duración del colchón y son:

  • Calidad. Obviamente un colchón que sea de gama alta tendrá una duración mayor y un buen aguante al paso del tiempo. Ahora bien, es posible que poco a poco se vayan deteriorando, por lo que tendremos que analizarlos en todo momento, para determinar cuando haya que hacer el cambio. Lo habitual es que después de diez años toque cambiarlo.

  • Mantenimiento. Dependiendo del mantenimiento que le demos el colchón nos durará más o menos. Cada mes o, como máximo dos o tres meses, deberíamos de girar el colchón, esto evitará que se pueda llegar a deformar. Además, también conviene aspirarlo de forma continua, así como limpiarlo en seco. De esta forma, eliminaremos todas las bacterias y ácaros que puedan haber concentrados entre sus fibras.

  • Somier. El somier también tiene mucho que ver a la hora de mantener el colchón en buenas condiciones. Si elegimos uno de mala calidad, el colchón se desgastará a un ritmo preocupante, pudiéndose deformar en cuestión de meses. Si has invertido mucho dinero en un colchón, asegúrate de hacer lo mismo en el somier porque, de lo contrario, lo que estarás haciendo será tirar el dinero.

¿Cada cuánto hay que cambiar de colchón?

A pesar de que mantengamos todos los factores anteriores a raya, como todo en esta vida, el colchón terminará por desgastarse. Piensa que tienen que aguantar nuestro cuerpo durante todo el tiempo que los usemos, por lo que, con el paso del tiempo, irán creando lo que se conoce como un efecto huella que afectará de una forma drástica a nuestro descanso. El hecho de darle la vuelta retrasa este efecto, pero tarde o temprano, por muchas vueltas que le demos, no podremos hacer que consiga la misma forma que tenía en un primer momento.

Se considera que cuanto el hundimiento es superior a los tres cm. deberíamos de cambiar el colchón; la razón de ello es que la profundidad será ya más que suficiente como para poder afectar de forma grave a nuestra salud.

Sin embargo, otra de las formas de saber si es el momento de hacer la compra de un nuevo colchón es el tiempo que ha pasado desde que duermes en él. Si ya han transcurrido entre ocho y diez años, lo más probable es que lo tengas cambiar. Antes de comprar el nuevo no te fijes solo en el precio, ten también en cuenta el tamaño, el peso que aguanta, la firmeza y los materiales con los que está hecho. Si tienes todo esto presente y eliges tu colchón en base a ello, ¡verás como no te arrepientes!