Diferencia entre un colchón de látex y uno viscoelástico

Aunque el mercado de colchones ofrece una oferta bastante variada en cuanto a materiales, precios, funciones y hasta rango de firmeza, lo cierto es que los colchones viscoelásticos y los de látex son los más populares, por eso es normal que nos preguntemos cuál es la diferencia entre un colchón de látex y uno viscoelástico, además de querer descubrir qué tipo se adapta mejor a nuestras necesidades.

En Venta de Colchones Baratos sabemos que para elegir la alternativa ideal, lo mejor es conocer cuáles son las características de cada uno y sus diferencias, de esta manera, podremos tener un mejor criterio de elección al momento de invertir nuestro dinero en un equipo de descanso.

Colchones viscoelásticos

La espuma viscoelástica fue un material desarrollado por la NASA en los años 60. Aunque al principio su uso estaba destinado a programas espaciales, posteriormente se introdujo en el mercado con fines domésticos. En su proceso de fabricación se le insufla aire comprimido a un material gelatinoso y se obtiene una espuma que, luego de ser procesada, se convierte en un bloque poroso pero firme y adaptable.

Los colchones viscoelásticos se caracterizan por ser termosensibles, esto quiere decir que reaccionan ante la temperatura. Con el calor tienen a hundirse, mientras que con el frío se endurecen. De todos los tipos de colchones que existen, son los que ofrecen los niveles más altos de adaptabilidad, lo que permite una mayor calidad del descanso al ajustarse al cuerpo pero sin perder la firmeza que se requiere para mantener la horizontalidad.

Además, los colchones viscoelásticos tienen una capa interna que puede estar conformada por una estructura de muelles o por espuma de alta densidad. Esto aumenta la calidad del soporte y por lo tanto, aumenta su firmeza.

Aunque el rango de precios varía según su calidad y marca, es posible encontrar colchones viscoelásticos a partir de los 200€. Los de marcas más reconocidas y de mejor calidad pueden llegar a los 1100€. Lo bueno de este rango es que al ser tan amplio hay mucha variedad y combinaciones de materiales para escoger lo que más se acerque al presupuesto, y que al mismo tiempo nos garantice un descanso de calidad.

Colchones de Látex

El látex es un material creado a partir de la savia o resina del árbol de caucho (Hevea Brasiliensis). En el caso de los colchones, estos pueden estar elaborados con 100% látex natural (en cuyo caso tendrán un certificado que lo avale), látex sintético o una combinación de ambos. Los colchones de látex deben tener al menos 5 zonas de firmeza que permitan una adecuada adaptación al cuerpo, así como tratamientos antibacteriales e hipoalergénicos.

Lo más común en el mercado son los colchones que tienen una mezcla de látex natural y sintético, ya que así se garantizan las ventajas que ofrece un material orgánico, pero con la durabilidad de que ofrece un producto tratado con estabilizantes que prolonguen su tiempo de vida útil. También pesan mucho menos que uno de látex natural, lo que permite voltearlo y darle el respectivo mantenimiento de forma adecuada.

Con respecto a los precios, un colchón de látex puede costar entre 200€ y 1300€.

Diferencia entre un colchón de látex y uno viscoelástico

En términos generales, la viscoelástica es más dura que el látex. Sin embargo, hay muchos factores que pueden influir, como la densidad de la espuma, la combinación de látex, el tipo de somier que se va a utilizar, etc. Así que si buscas un colchón firme, uno de espuma viscoelástica puede favorecerte más que uno de látex.

Aunque cualquier tipo de colchón requiere una ventilación adecuada como parte de su mantenimiento, los colchones viscoelásticos son un poco más resistentes en ese sentido. Mientras que los de látex tienen que ser aireados con frecuencia, especialmente si son 100% naturales, ya que son más sensibles a la humedad.

El látex puede producir alergias en algunas personas, en cuyo caso está contraindicado su uso.

Si bien los colchones de látex tienen un núcleo de ese material, no ocurre lo mismo con los viscoelásticos. Estos pueden tener núcleo de muelles, espuma de alta resistencia, etc. Lo que es realmente viscoelástico es su acolchado.

Con respecto al precio, no puede decirse que un tipo de colchón sea más barato que otro. Un colchón viscoelástico con cierta densidad y firmeza puede ser más costoso que uno de látex combinado. Pero en términos generales, los colchones de látex 100% natural suelen ser los más caros.

Viscoelástico vs Látex, ¿cuál elegir?

Si bien la elección de un colchón tiene que ver con una mezcla de gustos personales y presupuesto disponible, hay colchones que son más adecuados que otros según ciertas circunstancias.

La edad, la etapa vital (adolescencia, adultez, vejez, embarazo), las condiciones físicas, la frecuencia de uso del colchón, si es para una habitación principal o para una habitación de huéspedes sin mucho uso…hay muchos factores que influyen en la elección entre uno u otro.

En el caso de las personas con sobrepeso, por ejemplo, no se recomiendan los colchones con núcleo de látex, ya que si bien este material es adaptable al peso y forma corporal, puede perder esta característica cuando se ejerce mucha presión sobre él. Si se va a elegir un colchón viscoelástico, el núcleo debe ser de muelles ensacados, ya que son los que aportan mayor firmeza en estos casos. Además, el acolchado debe ser inferior a los 4 cm, para evitar la sensación de hundimiento. Aquí explicamos cómo elegir colchón según el peso y los distintos tipos de colchones que existen para hacer una elección adecuada.

Una vez que hayas tomado tu decisión, no olvides visitar nuestra tienda online, pues tenemos los colchones viscoelásticos y de látex baratos que buscas, con entrega en 24 horas para que puedas disfrutarlo antes de lo que piensas.