Elegir un somier articulado: claves y consejos

Cuando se trata de descansar no solo importa el colchón, sino que el somier también juega un papel fundamental, especialmente si se trata de elegir un somier articulado.

A la hora de comprar un colchón queremos que nuestra elección nos permita descansar de manera cómoda y por un plazo que justifique nuestra inversión. Con ese mismo criterio debemos elegir el somier, ya que será la base del colchón y por lo tanto, de nuestro bienestar al dormir. Además, combinar un somier de mala calidad con un excelente colchón solo va a disminuir la calidad de este último. Lo mismo aplica si lo hacemos al revés.

Por lo tanto, es importante conocer la estructura del somier y las diferentes opciones que ofrece el mercado para tomar una decisión adecuada a nuestras necesidades.

En los últimos tiempos, los somieres articulados se están volviendo una opción muy popular, debido principalmente a su comodidad, sin embargo implican una inversión importante por sus características de fabricación. Por eso, en Venta de Colchones Baratos compartimos una serie de consejos para tomar la mejor decisión de compra.

¿Qué es un somier?

Es una base para el colchón formada por un bastidor, que puede estar elaborado en madera o metal. Sobre él se encajan láminas de madera u otros materiales de forma transversal. Mientras más anchas o numerosas sean las láminas, mayor será la firmeza del somier. Además, estas pueden adaptarse al cuerpo si en su fabricación se utilizan cápsulas basculantes que se desplazan según la presión que reciban.

En función de sus materiales o funcionalidades, los somieres pueden ser:

De muelles: la estructura se sostiene gracias a un armazón de muelles, al igual que los colchones de este tipo. Suelen ser accesibles pero también se deforman con facilidad.

De madera: las láminas de madera permiten una mayor firmeza, pero además son más flexibles adaptándose a cualquier tipo de colchón. Los somiers de madera son una gran apuesta, lo que los convierte en la alternativa más popular

Estructura del somier

Somier rígido

Un somier de buena calidad y manufactura debe estar compuesto por las siguientes partes:

Bastidor: es la estructura que soporta el somier. Los metálicos suelen ser más baratos que los de madera.

Rótulas: son las piezas que unen las láminas que conforman el bastidor. Pueden ser de plástico, que son más rígidas, o de caucho, ideales para los colchones de látex. También pueden estar hechas de Hytrel, un material que combina el plástico y el caucho y que es más resistente.

Láminas: las de madera son las más resistentes mientras que las de metal son menos duraderas.

¿Somier articulado o rígido?

Según su capacidad de desplazamiento, un somier puede ser rígido o articulado. Un somier rígido o firme está elaborado generalmente en madera y está forrado con una capa de espuma. En algunos casos la tapa puede levantarse, por lo que muchas personas aprovechan este espacio para guardar algunos objetos pequeños y ahorrar espacio en la habitación.

Por su parte, un somier articulado tiene la parte superior móvil, lo que permite que se ajuste a diferentes posiciones según las necesidades. Esto se logra gracias a una estructura eléctrica que permite variar su inclinación.

Aunque son muy utilizados en hospitales, los somieres articulados también pueden usarse en casa, debido a las ventajas que aportan a la salud y el descanso.

Ventajas y desventajas del somier rígido

  • Al estar forrados, la estructura se refuerza, lo que evita que se deformen con facilidad.
  • Soportan mucho peso.
  • Son ideales en caso de tener un colchón blando y que necesite una base firme para nuestra espalda.
  • Son más accesibles que un somier articulado.
  • Su estructura no se puede modificar, así que en caso de necesitar variar la inclinación, hay que comprar un somier articulado.

Ventajas y desventajas del somier articulado

– Son ideales para personas con problemas en la espalda, ya que permiten una modificación de la inclinación que puede ayudar a aliviar el malestar y contribuir con el alivio de la dolencia.

– Del mismo modo, permiten elevar las piernas en los casos que sea necesario (cansancio, problemas circulatorios, etc).

– Se recomienda el uso de somier articulado para las personas con problemas de reflujo, o en embarazadas que, según recomendación médica, deban mantener una posición erguida o semi-erguida.

– La inclinación se puede modificar fácilmente.

– Son más costosos que un somier fijo.

– Los somieres articulados solo se pueden usar con colchones de látex o de poliuretano, así que en caso de tener un colchón de muelles, hay que invertir en uno nuevo.

Somier articulado

Claves para elegir un somier articulado

Primero, hay que fijarse si el somier es con o sin motor. Estos últimos son más fáciles de usar, pero también más costosos.

En el caso de elegir un somier articulado con motor, este debe ser silencioso. Además, hay que asegurarse que en caso de alguna falla, la cama volverá a su posición original.

Mientras más planos de articulación tenga el somier, mayor adaptabilidad y por lo tanto, mayor variedad de posiciones.

Por último, es importante aclarar que aunque su uso con fines médicos es más popular que su uso doméstico, un somier es una excelente inversión a largo plazo para quienes buscan procurarse un descanso reparador.