Las mejores infusiones para dormir bien

Actualmente existe una cantidad enorme de bebidas naturales. Unas tienen propiedades adelgazantes, otras antioxidantes y otras, en cambio, relajantes. Las infusiones para dormir bien son un método muy sano y saludable con el que plantar cara al insomnio. ¿Quieres descubrir cuáles son? pues sigue leyendo porque vamos a ayudarte.

Cuáles son las infusiones que ayudan a dormir bien

Hay muchas infusiones que son utilizadas como medicina natural para luchar contra los nervios, la ansiedad y el insomnio. Así pues, si son consumidas antes de dormir consiguen aportarle al cuerpo una sensación de calma muy relajante que ayuda a desconectar. Algunas de las más conocidas y beneficiosas son la valeriana, la manzanilla, la tila y la lavanda. Vamos a verlas una por una:

1. Valeriana: es una de las más populares y suele ser muy buena momentos antes de algún examen o reunión importante. Esta infusión es muy beneficiosa para calmar los nervios, el estrés o la ansiedad y, además, sus propiedades sedantes son buenas para hacer frente al insomnio. La valeriana es también muy buena como método antidepresivo, siempre que el problema no sea grave.

2. Manzanilla: está infusión, además de relajar los nervios, ayuda al estómago y es muy buena para tomar antes de dormir si has cenado mucho. Puede ser utilizada también como truco de belleza pues es ayuda a reducir las ojeras o a iluminar la piel. Además, la manzanilla es muy buena para aliviar el dolor de los más pequeños durante la dentición, o para relajarles a la hora del baño. Bastará con que pongas unas gotas de manzanilla cuando los duches.

manzanilla para dormir bien

3. Tila: al igual que en el caso anterior, la tila es utilizada como relajante y como solución para los problemas estomacales. Su consumo regular ayuda al cuerpo a deshacerse de los líquidos que sobran del organismo. Además, como aumenta la sudoración, puede utilizarse como tratamiento para el reumatismo.

4. Lavanda: en este caso, la infusión se prepara a partir de una planta aromática pues que la lavanda es principalmente utilizada como ambientador para el coche o para el armario. Gracias a esta planta, los malos olores se mantienen alejados. Sin embargo, también es muy útil como tratamiento contra el insomnio y gracias a ella se consigue relajar el cuerpo.

En resumen, las bebidas naturales son muy beneficiosas y no solo ayudan a relajarse y dormir mejor, sino que tienen otros muchos beneficios. Además, prepararas es muy fácil. ¿Qué tienes que hacer? Vamos a verlo.

Cómo preparar una infusión

Puedes optar por dos soluciones; o comprar la planta que quieras de manera natural, en algún mercado o herboristería, o comprarla preparada en bolsitas en cualquier supermercado. En el primer caso el sabor es más intenso pero, de la otra manera, seguramente sea más fácil de encontrar y de preparar.

Así pues, tradicionalmente las infusiones se preparaban de una manera muy sencilla. Solo tenías que poner un vaso de agua en una olla a hervir y esperar a que el agua alcanzase la temperatura de ebullición. A continuación, tenías que poner la planta o la bolsita y esperar un par de minutos. En cuanto el agua cambiaba de color, la infusión estaba lista. Luego solo tenías que, o bien colar el agua, o bien escurrir la bolsita.

Sin embargo, hoy es todo más rápido. El microondas nos ha facilitado mucho la vida y, en lugar de tener que invertir quince minutos en esperar a que el agua hierva y demás, basta con que pongas el vaso en el micro durante tres minutos.

Sácalo con cuidado de no quemarte y echa la infusión que hayas elegido. Si has utilizado una planta natural, haz igual que en el caso anterior, y cuélalo. Si has utilizado una bolsita, bastará con que la escurras.

Como ves, preparar una infusión es muy fácil. La mayor parte de la población tiene microondas pero, si no tienes, puedes hacer tu tila, manzanilla o valeriana como se ha hecho toda la vida. Habitúate a consumir infusiones ya que, tengas algún problema de insomnio o no, solo obtendrás beneficios pues estas bebidas naturales ayudan a mantener un buen estado de salud general.