Cómo lavar una funda de colchón de látex

Llegar al hogar y descansar es la meta de la mayoría de las personas al final del día. Nuestra cama se convierte en la aliada perfecta para ayudarnos a recuperarnos de una intensa jornada y es un hecho tan cotidiano que lo damos por sentado. Sin embargo, muchas veces no le damos el mantenimiento que merece y que es necesario no solo por cuestiones higiénicas, sino para preservar su vida útil

Actividades como comer o beber en la cama suelen generar manchas que, de no ser atendidas a tiempo pueden provocar daños temporales en el colchón o en su funda. Por eso, si tienes un colchón de látex o estás considerando tener uno, en Venta de Colchones Baratos te explicamos cómo lavar una funda de colchón de látex para que te dure años y años en perfecto estado.

¿Por qué utilizar una funda para tu colchón de látex o viscoelástico?

Los colchones de látex tienen una larga data en el mercado, ya que se comercializan mundialmente desde los años 50, además se caracterizan por su durabilidad. Por otra parte, la tecnología viscoelástica fue desarrollada por la NASA y se caracteriza por brindar un mayor soporte y alivio de presión, además de su durabilidad. Ambos son buenas opciones para quienes buscan productos que puedan aprovechar en el largo plazo.

Sin embargo, si tienes uno u otro sabes que no es posible limpiarlos a profundidad, ya que están elaborados con materiales muy delicados que se pueden deteriorar fácilmente.

Por ello, lo más recomendable es tener una funda para colchón de látex que evite el contacto directo del colchón con posibles fuentes de suciedad. La funda puede limpiarse sin problema, protegiendo el colchón y preservando la calidad de sus materiales.

A diferencia de los protectores de colchones, que se compran por separado, en la gran mayoría de los casos la funda de colchón de látex es un accesorio que viene incluido con el colchón, sin embargo, hay varios tipos y de su elección dependerá su limpieza, de allí que sea tan importante estar atento a sus características.

¿Qué tipos de fundas para colchones hay?

En el mercado existen varios tipos de fundas, como veremos a continuación. Se diferencian por su forma, composición o la posibilidad de quitarlas o no del colchón:

Fundas fijas: como su nombre lo indica, no es posible separarlas del colchón, por lo que deben limpiarse sin sacarlas del mismo. Su ventaja es que aportan mayor consistencia al colchón.

Fundas con cremallera: al tener una cremallera en uno de sus lados, facilitan su extracción para su posterior lavado. Esto permite un mayor control sobre la higiene y limpieza tanto de la funda como del colchón.

Fundas acolchadas: hoy en día, la mayoría de las fundas son acolchadas. Esto es porque en la capa de material que se le añade para forrarlas, se incorporan los tratamientos que va llevar el colchón. Si un colchón es anti ácaros, tiene regulación térmica, algún aroma o característica especial, muy probablemente dicho tratamiento fue aplicado en el material esponjoso de la funda.

Funda colchón

Cómo lavar una funda de colchón de látex

Lo primero que debes hacer antes de exponer la funda a cualquier tipo de sustancia es revisar la etiqueta del fabricante para confirmar si existen instrucciones especiales de lavado que debas seguir. En caso de que así sea, procura atenderlas al pie de la letra para garantizar el lavado y secado correcto de la funda.

Si la funda del colchón está rellena con material viscoelástico o látex, lo recomendable es lavar al seco o enviar a la tintorería. Sin embargo, para casos de manchas puntuales hay maneras caseras de solventar la situación:

– Usa una esponja suave y una mezcla de agua y jabón en un envase con pulverizador. Aplica sobre la mancha, evitando que el agua penetre profundamente en el colchón y pasa la esponja dando toques circulares hasta que la mancha desaparezca.

– Si es una mancha más notoria, como café o chocolate, agrega el zumo de un limón, un poquito de vinagre y detergente suave en medio litro de agua y aplica con un paño.

– Luego usa un secador de cabello con el ciclo de aire frío y pásalo sobre la parte húmeda. Puedes complementar esta acción ventilando la habitación para agilizar el proceso.

– Es importante hacer esta operación sumo cuidado, ya que se pueden maltratar los materiales de la funda. Además, hay que asegurarse de que la funda esté bien seca antes de cubrirla nuevamente.

En el caso de que la funda del colchón sea impermeable, puedes lavarla a máquina usando un ciclo regular de agua tibia.

Con respecto al tipo de jabón a utilizar, evita el uso de químicos adicionales como suavizantes o detergentes especiales, ya que podrían ser muy fuertes para la composición de los materiales de la funda. En su lugar, usa un jabón suave y si necesitas un blanqueador, procura que no tenga cloro.

Si tienes secadora, usa el ciclo de calor medio y revisa la funda después de 20 minutos para asegurarte de que esté completamente seca. De lo contrario, déjala un ciclo más, pero retírala inmediatamente después del secado y ponla en el colchón para evitar que se arrugue.

La frecuencia del lavado varía según cada caso. Pero si la funda del colchón está nueva o sueles ser muy cuidadoso con respecto al uso de bebidas o alimentos sobre el colchón, es posible que no requieras lavarla tan seguido.

Ahora que ya sabes cómo lavar una funda de colchón de látex, es importante que pongas en práctica estas recomendaciones para garantizar la higiene de ese espacio en el que tanto te gusta descansar.
Y si crees que ya es momento de una renovación, no olvides que en nuestra tienda online contamos con los mejores modelos de colchones de látex baratos, para que encuentres la calidad que buscas a los mejores precios.