Limpieza de los colchones antiescaras, ¿cómo hacerla?

Las escaras son un problema que afecta a las personas que pasan mucho tiempo en una misma posición, generalmente sentados o acostados. En Venta de colchones te hablamos hoy de cómo se producen, de los colchones específicos para evitarlas y de la correcta limpieza de los colchones antiescaras para mantenerlos en el mejor estado.

Qué son las escaras y cómo combatirlas

Las escaras o úlceras por presión se producen cuando una persona está mucho tiempo apoyado sobre una misma parte del cuerpo. Lo más habitual es que se produzcan en la región sacra y los glúteos.

Cuando uno está mucho tiempo sentado o recostado se ejerce una presión continua en algunas zonas determinadas. La falta de riego sanguíneo provoca la muerte celular de los tejidos en las zonas presionadas. El resultado es que se crea una ulceración y la desaparición del tejido.

Las personas más propensas a sufrir este tipo de lesiones son aquellas que pierden la sensibilidad en la zona o la capacidad de comunicar que están incómodas. Al no tener sensibilidad, los enfermos no sienten los hormigueos y dolores previos a la muerte del tejido, agravándose la situación cada vez que el cuerpo descansa sobre la zona lesionada.

Para combatir este problema se han creado unos colchones especiales que ayudan a evitar las terribles escaras. Para que siempre estén en perfectas condiciones higiénicas, es necesario lavarlos. Te mostramos cómo son y qué necesitas para lavar los colchones antiescaras.

Qué necesitas para lavar un colchón antiescaras

Para realizar una correcta limpieza de los colchones antiescaras necesitas unos productos específicos. Son fáciles de conseguir, aunque tienen que cumplir unos requisitos. Son:

  • Lejía: la lejía es un potente limpiador y desinfectante, pero hay que tener cuidado. Lo primero que debes tener en cuenta es que hay que escoger una lejía apropiada, específica para tejidos, otra podría quemar literalmente los tejidos del colchón o la piel, incluso después de seca. Recuerda que jamás debes inhalar los vapores de la lejía. Si el colchón tiene color, hay que seleccionar una especial para tejidos de color. Lee los componentes y comprueba que la persona que se recuesta en el colchón no es alérgica.

  • Detergente: el detergente es otro básico para lavar los colchones antiescaras. Puedes comprarlos solos o mezclados con lejía, así evitarás tener que hacer peligrosas mezclas de productos químicos.

  • Agua: el producto en el que se puede diluir con seguridad la lejía es el agua. No utilices bajo ningún concepto otros productos para diluir la lejía, puede causarte graves lesiones en las vías respiratorias.

  • Útiles de limpieza: para la limpieza de los colchones antiescaras también necesitas dos cubos y dos bayetas de microfibra o muy absorbentes. Evita esas bayetas que dejan color o bolitas de material al frotar.

Limpieza de un colchón antiescaras paso a paso

El primer paso para lavar colchones antiescaras es preparar un cubo con abundante agua, un poco de lejía y otro de detergente apto para mezclar con lejía. Si dispones de lejía para tejidos utilízala directamente diluida en agua. Prepara otro barreño con agua tibia para ir aclarando las bayetas y el colchón a medida que lo vayas limpiando.

Humedece y escurre bien uno de los paños y pásalo por el colchón frotando enérgicamente, pero con cuidado de no dañar las fibras textiles. Repite la operación varias veces hasta estar seguro de que el producto llega a todas partes.

Ahora utiliza la otra bayeta humedecida en agua. Pásala y aclara en repetidas ocasiones, con el fin de retirar la mayoría del producto aplicado anteriormente. Después, deja secar en un lugar muy bien ventilado, hasta que no quede humedad. Y tras esto, ¡tu colchón antiescaras volverá a lucir como nuevo! ¡Compruébalo tú mismo!