Qué son los colchones viscogel

La industria de colchones siempre está en constante innovación para desarrollar materiales que estimulen un mejor descanso, y el viscogel es una de estas creaciones recientes. Sus ventajas lo han puesto en el punto de mira de los clientes más exigentes que buscan lo más novedoso. Aquí te explicamos qué son los colchones viscogel y cuáles son sus beneficios.

Ventajas de los colchones viscogel

El viscogel es un material creado a partir de la combinación de viscoelástica con gel frío, un polímero compuesto por pequeñas partículas de gran elasticidad y resistencia. Esto da como resultado un colchón con todas las características de la viscoelástica tradicional pero con la flexibilidad y regulación térmica del gel.

Hasta ahora la manera de combinar estos dos materiales era a través de una superposición de capas. La capa superior era de gel y, si bien aportaba una mayor sensación de frescura ¡, no resultaba muy confortable para los que buscaban la sensación de la viscoelástica.

Sin embargo, se ha encontrado una mejor manera de aprovechar las cualidades de ambos materiales. Ahora se inyecta gel frío en la viscoelástica, dando como resultado un bloque adaptable y fresco al mismo tiempo. Una vez que ha quedado claro qué es un colchón viscogel podemos enumerar sus ventajas:

  • Dura más tiempo: la combinación de gel y viscoelástica da como resultado un material de mayor densidad. Esto puede ayudar a que el colchón dure mucho más tiempo si se le da el mantenimiento apropiado.

  • Adaptabilidad: el gel por sí solo no recupera su forma con facilidad, pero al mezclarlo con la viscoelástica se vuelve mucho más adaptable al cuerpo haciendo más cómodo el descanso al liberar los puntos de presión.

  • Transpirabilidad: las partículas de gel ayudan a que la humedad salga del colchón con mayor facilidad favoreciendo la ventilación.

  • Disminución del calor: muchos colchones de viscoelástica pueden resultar muy calurosos. Sin embargo, los colchones viscogel tienen la cualidad de generar una sensación fresca, ideal para los meses de verano o para quienes no toleran el calor durante las horas de sueño.

  • Higiene: la liberación de la humedad evita que el colchón se convierta en una fuente de microorganismos, como ácaros o bacterias que son perjudiciales para los alérgicos.

  • Comodidad: aunque se trata de una cualidad subjetiva, quienes buscan un punto intermedio entre un colchón muy blando y uno muy firme pueden sentirse más a gusto en un colchón viscogel. La combinación de adaptabilidad con una agradable temperatura lo convierte en la opción más cómoda.

Los colchones viscogel suelen ser de alta gama y, por lo tanto, sus precios son muy elevados. Sin embargo, se trata de un colchón que vale la pena comprar. Sus ventajas compensan la inversión y hasta ahora no se han encontrado desventajas destacables.

Quienes estén acostumbrados al látex podrían sentirse un poco incómodos ante esta nueva sensación, mientras que los usuarios de colchones de viscoelástica se darán cuenta que ya no tienen esa sensación de hundimiento característica de la viscoelástica tradicional.

Aunque a simple vista puede parecer que se trata de lo mismo, la realidad es que hay diferencias entre los colchones de viscoelástica y los de viscogel, por eso es importante investigar o preguntar al asesor de venta antes de hacer la compra.

Con respecto al mantenimiento se deben tener los mismos cuidados que con un colchón tradicional: voltear y girar cada tres meses y ventilarlo al menos una vez al mes. Si el colchón presenta una mancha o derrame se puede eliminar con un poco de agua y jabón vertido en un rociador. Lo ideal es seguir las recomendaciones que se muestren en la etiqueta para garantizar un mantenimiento adecuado.

Por lo tanto, ahora que ya sabes qué son los colchones viscogel y todo lo relacionado con ellos, ¡decide si son convenientes para ti o no!