Cuál es el mejor colchón para dolor de huesos

El dolor de huesos puede estar causado por una o varias patologías o condiciones de salud; sin embargo, todas tienen en común la necesidad de contar con una cama adecuada que ayude a generar distensión y, por lo tanto, mejore la calidad del sueño. Si quieres saber cuál es el mejor colchón para dolor de huesos, ¡estás de enhorabuena! En Venta de colchones te explicamos todo lo que necesitas saber.

Por qué es importante elegir bien el colchón para cuidar los huesos

Los huesos forman una estructura que protege nuestros órganos internos y, además, da forma a nuestro cuerpo. Aunque hay muchas maneras de mantener los huesos saludables (buena alimentación, ejercicio, descanso, etc) hay condiciones médicas que escapan de nuestras manos y que traen como consecuencia dolor e incomodidad.

La osteoporosis, que aunque no genera síntomas sí hace que la estructura ósea se debilite y quede más propensa a las fracturas, las lesiones deportivas, la escoliosis, los dolores lumbares o cervicales, entre otras, son algunas patologías asociadas a los huesos que podemos mencionar y en cada una de estas situaciones hay que hacer un análisis médico adecuado y ver qué cama es la más adecuada.

Un colchón muy rígido puede incrementar el dolor mientras que uno muy blando puede hacer que la persona se hunda y todo el peso descanse sobre su cadera, y si es allí donde tiene el problema, entonces empeorará. Si se requiere una posición especial y el colchón no puede articularse será una pérdida de dinero.

Por todo lo anterior, saber cuál es el mejor colchón para el dolor de huesos marcará la diferencia que se verá reflejada en una mejor calidad de vida. Si bien hay que aclarar que el colchón no será la solución definitiva al dolor, debería formar parte del conjunto de acciones a seguir para atacar el problema conjuntamente con las recomendaciones médicas que sean dictadas por el especialista.

Mejor colchón para dolor de huesos

Sin duda alguna, el mejor colchón para el dolor de huesos en la mayoría de los casos, salvo que el médico indique lo contrario, son los de viscoelástico. Recordemos que este material respeta la curvatura natural del cuerpo y, al hacerlo, nos encontramos en una posición muy cómoda que estimula la relajación. Esto tiene un impacto directo en la calidad del sueño y, por lo tanto, genera una sensación de bienestar.

Por otra parte, hay que considerar la firmeza del colchón. Aunque esto ya depende de gustos personales, lo recomendado en estos casos es elegir una firmeza intermedia, ya que uno muy rígido podría incrementar el dolor y uno extremadamente blando puede hacer que la persona se hunda, y esta sensación no es cómoda para muchos. En ese sentido, una de nuestras recomendaciones es el modelo Dubai, un colchón de viscoelástico con núcleo de muelles ensacados, una altura total de 27 cm, con firmeza media y cubierto con un tejido 100% algodón, lo que lo hace transpirable y suave al tacto. Además, tiene tratamiento antialérgico.

Por último, es bueno considerar que si se requiere dormir en una posición particular, lo ideal es contar con un somier articulado y los colchones viscoelásticos son los que mejor se adaptan a este tipo de bases sin sufrir deterioro. Como complemento para el descanso podría ser muy útil una almohada viscoelástica, ya que funciona muy bien para ponerla entre las rodillas en el caso de dormir de lado o para quienes tienen problemas cervicales, lo que garantiza un descanso total.