La meditación es una práctica muy habitual en algunas religiones como el budismo o el hinduismo, y en los últimos años su utilización como técnica relajante se está expandiendo hacia países más occidentales donde la religión mayoría es otra. No obstante, el conocimiento de esta técnica aún no está del todo extendido y todavía son muchos los que se preguntan para qué sirve la meditación, cómo practicarla o qué beneficios nos reporta. A continuación, vamos a tratar de responder a las diferentes preguntas que puedan surgir sobre este tema.

Qué es la meditación

Según la Real Academia Española (RAE), meditar consiste en “pensar atenta y detenidamente sobre algo” y, en consecuencia, la meditación es el arte de reflexionar sobre un tema en concreto en un estado de paz y tranquilidad.

Para realizar este tipo de ejercicios hay que conseguir llegar a un estado de concentración y de aislamiento mental tal que se consiga dejar los problemas a un lado. Experimentar está sensación no es nada fácil pero hay una serie de trucos que nos pueden ayudar:

– Utilizar incienso o velas aromáticas ya que gracias a estos elementos conseguimos crear un ambiente cálido en el cual es más fácil relajarse.

– Buscar un lugar tranquilo y aislado, como una playa o una montaña que no sea muy concurrida en la cual reine el silencio. Si, por el contrario, te encuentras en la ciudad, puedes utilizar cualquier habitación espaciosa y tranquila. Hay que tener en cuenta que hay algunos lugares donde practicar meditación en grupo, como parques o gimnasios y, normalmente, suelen estar preparados para ello.

– Utilizar ropa cómoda sin cremalleras o molestas costuras es otro de los trucos a los que puedes recurrir. No obstante, hay que tener en cuenta que la meditación se puede hacer con cualquier tipo de ropa, pero será mucho más fácil con un chándal o unas medias elásticas. Ropa cómoda y una esterilla es todo lo que necesitas.

Para qué sirve la meditación

Gracias a los consejos anteriores vas a poder disfrutar de una técnica relajante que te puede ayudar a luchar contra el estrés o que, simplemente, puede hacer que llegues al final del día con más calma.

Hay que tener en cuenta que estos ejercicios nos ayudan mucho antes de dormir. Dormir no es lo mismo que descansar y muchísimas veces nos metemos en la cama y nos levantamos peor de como estábamos. El estrés, el insomnio o el bruxismo son algunas de las razones que explican esto y la meditación ayuda a las personas que sufren estos trastornos y dolencias a acabar con ellos. Los cambios de humor y el agotamiento físico desaparecerán poco a poco.

Para luchar contra esto, lo primero que hay que hacer es cambiar de hábitos y de estilo de vida. Si te gusta el café, no te tomes una taza a media tarde y sustitúyela por un té. Si te gusta leer, evita los libros de terror o fantasía antes de dormir y lee otros géneros como novelas románticas o históricas. Si te gusta practicar deporte, no salgas a correr a última hora porque, aunque es cierto que el cuerpo se cansa, también es cierto que se activa y no podrás dormirte. Es mejor que salgas a hacer running a primera hora y que para la tarde dejes otro tipo de ejercicios como el yoga, el taichí o pilates.

Este tipo de prácticas funcionan como medicinas alternativas gracias a las cuales se consigue mejorar el estado físico y mental. Además, hay algunas de ellas que incluso sirven como técnicas depurativas, como por ejemplo, el yoga a 40º, técnica gracias a la cual los músculos se relajan más y el cuerpo pierde más líquido y, por tanto, depura.
Hoy en día hay una gran cantidad de manuales que hablan sobre estas y otras terapias de relajación y no resulta difícil encontrar algún lugar en el cual enseñen a practicar y descubrir para qué sirve la meditación. Si estás buscando desesperadamente alguna manera de acabar con tu estrés, elige la actividad que más atractiva te parezca y disfruta de la meditación. Si consigues comenzar a ver la vida de una manera más pausada, te sentirás mucho mejor y tanto tú como los que te rodean notareis la diferencia.