Qué es mejor somier de láminas o base tapizada

Cuando compramos nuestro equipo de descanso lo ideal es adquirir también aquellos complementos que ayudan a potenciar las bondades del mismo y, aunque existen diferentes tipos de soporte, no todos son adecuados para cada cama. En Venta de colchones te vamos a explicar qué es mejor si somier de láminas o base tapizada, ¡te será más fácil decantarte por uno u otro!

Diferencias entre un somier de láminas y una base tapizada

El tipo de colchón que tengamos es lo que va a determinar si necesitamos un somier o base tapizada, por eso resulta muy útil conocer las diferencias entre ambos ya que, si bien los dos cumplen la tarea de hacer de soporte, su funcionalidad es distinta.

  • Un somier es un bastidor que puede ser de madera o metálico conformado por láminas que lo atraviesan en sentido transversal. Aunque tradicionalmente estas láminas eran de madera, en los últimos años se han diseñado somieres con otras de fibra de vidrio, aunque no son tan populares en el mercado.

    Hoy en día, la oferta de somieres es muy amplia y cabe destacar que a mayor número de láminas y anchura de las mismas, más firmeza tendrá. Si se desea se puede modificar el tipo o disposición de las hojas para que puedan soportar un peso mayor. También se pueden encapsular en forma de mariposa para que puedan ajustarse al cuerpo del durmiente.

    Los somieres de láminas están diseñados para todo tipo de colchones, excepto los de muelles. La razón es que al colocar el colchón, la disposición de muelles y láminas podría no coincidir y, si uno de los muelles queda sin soporte, se puede deteriorar. Por su parte, los colchones de látex, HR u otro tipo de espumaciones sí podrían ser soportados por un somier de láminas ya que facilitarían la transpiración del material, evitando la acumulación de humedad.

  • Una base tapizada es un tablero metálico al que se le aplican tratamientos anticorrosión y se le fija una estructura de madera o plástico de dos centímetros de grosor que se cubre con material textil transpirable o no transpirable.

    Las bases tapizadas pueden ser rígidas, en cuyo caso serían ideales para colchones de muelles dado que brindan un soporte completo sin los espacios que deja el somier de láminas, o perforadas y forradas con tejidos transpirables. Estas últimas sirven para todo tipo de colchones, especialmente para los de espuma, dado que necesitan ventilación.

    Además del material con el que está hecho el colchón, cabe destacar que otra de las cuestiones que ayuda a decantarse entre somier de láminas o base tapizada es la de saber que estas últimas ofrecen mayor resistencia y estabilidad. Son perfectas para colchones blandos porque aportan firmeza y, si te gusta dormir sobre plataformas fijas, puedes combinar una cama de dureza media con una base tapizada para obtener la sensación deseada. En cambio, los somieres aportan un ligero grado de flexibilidad así que, si no te gustan los soportes duros, opta por un somier. Eso sí, no se recomiendan para colchones blandos porque generan una sensación de hundimiento.

    Por lo que respecta al ruido, si buscas un soporte silencioso, entonces puede que necesites una base tapizada porque un somier de láminas puede crujir con los movimientos del colchón. Si eres de los que no para quieto, mejor opta por la base.

    La transpirabilidad es otra característica que tendrás que considerar al momento de comprar un somier de láminas o una base tapizada. Los somieres de láminas brindan mayor ventilación al colchón debido a la naturaleza de su estructura mientras que una base tapizada solo puede generar un efecto similar si es micro perforada o con tejidos transitables.

    En resumen, a la hora de elegir entre somier de láminas o base tapizada debes prestar atención al material con el que está hecho tu colchón, a la firmeza que busques en tu descanso, a la transpiración que necesita tu colchón y a tus movimientos. Si tienes todo esto en cuenta, ¡seguro que eliges bien!