Diferencias entre un colchón de muelles y uno de espuma

Al momento de comprar un buen colchón, es normal que nos invadan las dudas. A menos que seamos expertos en el tema, es posible que cometamos el error de invertir en el equipo de descanso equivocado si no contamos con la asesoría adecuada. Pensando en ello, en Venta de colchones hemos creado esta guía especial para que puedas identificar las principales diferencias entre un colchón de muelles y uno de espuma y así puedas hacer la mejor elección de compra.

Principales diferencias entre un colchón de muelles y uno de espuma

Hay algunas características básicas que pueden, o no, estar presentes en el colchón. Conocerlas nos ayuda a tomar una decisión con respecto a qué colchón nos conviene más y los aspectos en los que tienes que fijarte son:

  • Estructura: los colchones de muelles, también conocidos como colchones de resortes, tienen una estructura o núcleo formado por estos materiales de alambre de hierro o de acero y sobre ellos descansa una o varias capas de material de amortiguación para evitar que el durmiente perciba dichas estructuras y garantizar el descanso. Por su parte, los colchones de espuma tienen un núcleo de poliuretano cuya densidad varía dependiendo de la presencia de material por cada metro cúbico de la estructura. A diferencia de los colchones de muelles, el núcleo no está cubierto con capas de otros materiales, sino que la superficie está reforzada con una capa de tela, casi siempre algodón.

  • Tipos: una de las diferencias entre un colchón de resorte y espuma es que los primeros pueden ser de varios tipos dependiendo del tipo de estructura, mientras que los segundos dependen de la densidad de su material.

    Los colchones de muelles pueden ser:

    1. Bicónicos: según los que elijas las ventajas e inconvenientes de los colchones de muelles serán unas u otras. Los bicónicos, por ejemplo, tienen forma de reloj de arena lo que los hace muy flexibles. No obstante, aunque estimulan la transferencia de movimiento, esto se puede convertir en un inconveniente para una cama doble.

    2. Offset: los muelles están unidos por un alambre helicoidal que favorece la independencia de lechos.

    3. Muelles continuos: la estructura de muelles se desarrolla a partir de un único alambre. Esto le da más firmeza al colchón, pero menos adaptabilidad.

    4. Muelles ensacados: aquí cada muelle es individual y está metido en una bolsa de tela, lo que hace que respondan al movimiento por separado, lo cual es una de las ventajas de los colchones de muelles de este tipo, por lo que son perfectos para parejas ya que son los que ofrecen la mayor independencia de lechos. Son más caros que el resto.

    Los colchones de espuma, por su parte, se dividen en tres tipos:

    1. Baja densidad: tienen un peso menor de 24 kilos por metro cúbico. Son lo más baratos y no son recomendables para un uso continuo.

    2. Densidad alta: tienen un peso que va desde los 24 a los 40 kilos por metro cúbico. También se conocen como HD (High Density).

    3. Alta resiliencia: conocidos como espuma HR (High Resiliency), son los de más alta calidad ya que no solo influye la densidad (en este caso, de 30 kilos por metro cúbico en adelante), sino que además este tipo de espuma es muy flexible, agradable al tacto y más duradera. Son los más costosos.

  • Firmeza: otra de las diferencias entre un colchón de muelles y uno de espuma tiene que ver con la firmeza. Si buscas un colchón firme, los colchones de muelles son para ti. Si, por el contrario, prefieres una superficie blanda, entonces debes elegir un colchón de espuma. En caso de no estar muy seguro, un colchón de espuma HR puede ser un punto intermedio.

  • Adaptabilidad: una de las ventajas de los colchones de espuma es su adaptabilidad, característica de la que carecen los colchones de muelles y resortes. Sin embargo, es importante considerar que a mayor densidad, mayor adaptabilidad. Si no te gusta sentirte abrazado por el colchón, lo mejor es optar por una densidad intermedia.

  • Independencia de lechos: tanto los colchones de muelles como los de espuma pueden ofrecer independencia de lechos si se elige bien. En el primer caso, los muelles ensacados son los mejores mientras que uno de espuma HR puede tener el mismo efecto. Aquí la decisión ya depende del material con el que te sientas más a gusto, ya que no hay diferencias entre un colchón de muelles y uno de espuma si eliges el de mejor calidad.

  • Superficie de apoyo: los colchones de muelles se pueden apoyar en bases tapizadas o somieres de láminas porque el aire circula mejor y por ello no concentran la humedad. Mientras, los colchones de espuma necesitan un somier de láminas o una base tapizada perforada, ya que tienen poca transpirabilidad y, por lo tanto, requieren mayor ventilación.

  • ¿Se pueden articular? Otra de las diferencias entre un colchón de resorte y espuma es que solo estos últimos se pueden doblar, pero para ello no han de superar los 20 cm. de grosor. Los colchones de muelles no pueden articularse, puesto que su estructura interna corre el riesgo de deformarse.

  • Tratamientos: este es uno de los pocos aspectos en los que no hay diferencias entre un colchón de muelles y uno de espuma, ya que hoy en día los fabricantes más conocidos de equipos de descanso se han esmerado en aplicar tratamientos antialérgicos y antiácaros para las diferentes superficies de colchones. Solo debes fijarte en que el modelo elegido indique claramente qué tipo de tratamiento tiene.

  • Mantenimiento: como todos los equipos de descanso, tanto los colchones de muelles como los de espuma requieren ser girados cada mes y volteados cada tres meses (esto último en caso de que tengan dos caras de acolchado).

  • Peso máximo: otra de las diferencias entre un colchón de muelles y uno de espuma tiene que ver con la cantidad de peso que pueden soportar. Los de espuma, si bien tienen una gran capacidad para volver a su forma original, pueden terminar deformándose con el pasar del tiempo mientras que lo de muelles son más resistentes. Sin embargo, si el colchón es para una persona con sobrepeso, hay que buscar uno que soporte más de 100 kilos.

  • Durabilidad: el tiempo de vida útil de un colchón depende de varios factores. Aunque se toma como medida un lapso de diez años antes de que se venzan los materiales del colchón, esto varía según el fabricante y la calidad del equipo de descanso. En términos generales, lo de muelles son más duraderos, pero si quieres comprar uno de espuma, asegúrate de que sea de la más alta calidad y bríndale el mantenimiento adecuado para optimizar su durabilidad.