Ventajas y desventajas de las almohadas viscoelásticas

Como todo en esta vida, las almohadas viscoelásticas tienen pros y contras y su uso ha sido muy controvertido, por eso en Venta de colchones baratos te vamos a explicar a continuación cuáles son las principales ventajas y desventajas de las almohadas viscoelásticas para que puedas valorarlas y decidir tú mismo si quieres una, o no.

Principales ventajas de las almohadas viscoelásticas

Los cojines viscoelásticos han resultado ser una de las opciones más recomendadas para quienes buscan un descanso placentero y un alivio a los dolores de cuello y cabeza, pero esta no son su única ventaja sino que tienen muchas más:

Mayor firmeza: la firmeza tiene que ver con la densidad del material y esto varía de acuerdo a cada fabricante pero, en términos generales, se trata de una característica que es más fácil de encontrar en las almohadas viscoelásticas que en aquellas que están elaboradas con otro tipo de material.

Mayor adaptabilidad: al igual que los colchones viscoelásticos, las almohadas se adaptan mejor a la forma del cuerpo, en este caso, al cuello y la cabeza. Esto ayuda a reducir significativamente el cansancio y los dolores que pueden generarse en esa parte del cuerpo, mejorando la calidad del descanso.

Son hipoalergénicas: los restos de piel muerta, cabello y polvo crean el ambiente propicio para la proliferación de los ácaros y pueden provocar alergias. Sin embargo, una de las ventajas de las almohadas viscoelásticas es que suelen tener algún tipo de tratamiento contra estos microorganismos, lo que hace que su uso sea más seguro para quienes padecen estas molestias.

Duran más: una almohada viscoelástica puede durar hasta dos años y medio, un período de tiempo razonable comparado con la duración de almohadas elaboradas en otro tipo de materiales, como la espuma, que suelen deformarse con mayor rapidez.

Recuperan su forma: si bien se adaptan a la forma de la cabeza, pueden volver a su forma original debido a la naturaleza del material y a su grado de firmeza. Por esta razón son ideales para quienes duermen boca arriba o de lado.

No dan calor: si eres caluroso puedes optar por una almohada viscoelástica de alta tecnología con tejidos 3D u otras aplicaciones que permiten una mayor ventilación y, por lo tanto, una reducción de la sensación de calor. Sin embargo, las almohadas viscoelásticas tradicionales son atérmicas, así que solo será necesario que inviertas en una almohada con tecnología especial si el calor es realmente un problema para ti y quieres una ayuda extra.

Todas las características anteriores hacen que el cojín viscoelástico sea idóneo para quienes padecen trastornos de la cervical. De hecho, hay almohadas viscoelásticas diseñadas especialmente para quienes necesitan un accesorio de carácter ortopédico que les permita descansar adecuadamente en caso de tener molestias o dolor crónico en esa parte del cuerpo.

 

Desventajas de las almohadas viscoelásticas

Son termosensibles: esto más que una desventaja es una característica de la viscoelástica y significa que la almohada se adapta a la temperatura, volviéndose un poco más blanda al calor y un poco más rígida con el frío. La desventaja está en que la sensación de firmeza puede variar ligeramente según la temporada del año.

No se pueden lavar en lavadora: al entrar en contacto con el agua este material puede perder su efecto memoria que es el que permite que el cojín vuelva a su posición original cada vez que te levantas de la cama. Además, la acumulación de la misma puede hacer que se genere un campo de cultivo para la reproducción de hongos. Lo recomendable para mantener limpia tu almohada es usar una aspiradora de mano de forma regular y eliminar las manchas con un paño humedo. Si se hace imperativo lavarlas, se pueden seguir estas recomendaciones para lavar una almohada viscoelástica.

No son aptas para los que duermen boca abajo: aunque son recomendadas para el alivio de los dolores cervicales, esto solo tiene una aplicación práctica si duermes boca arriba o hacia un lado. Si duermes boca abajo, las características del cojín viscoelástico no te servirán de mucho puesto que se trata de una posición que no es nada recomendable para la salud de la columna, los hombros y la cabeza. Además, si el grado de firmeza de la almohada es medio o alto, te generará malestar en lugar de un descanso adecuado. Si duermes boca abajo lo mejor es una almohada blanda como la de tacto pluma.

Son más costosas: dadas sus múltiples ventajas para el descanso y el efecto comprobado del material en el alivio de dolores cervicales, las almohadas viscoelásticas pueden ser más costosas que las de espuma u otros materiales convencionales. Sin embargo, esto es solo una manera de verlo, dado que también puede representar una inversión en salud y en un descanso de calidad y, como tienen una vida más útil, no tendrás que renovarla con asiduidad.

Así pues, ahora que ya conoces las ventajas y desventajas de las almohadas viscoelásticas, valóralo tú mismo y decide si quieres descansar en un cojín fabricado con este material.