Saltar al contenido

¡REBAJAS! HASTA -60% VER OFERTAS

Cómo ablandar un colchón nuevo

colchon blando

La vida útil de un colchón es de aproximadamente diez años y lo recomendable es que, una vez superado este periodo de tiempo, busquemos una tienda de confianza, como Venta de Colchones Baratos, en la que comprar nuestro nuevo equipo de descanso. Pero, una vez tienes tu nueva cama, ¿cómo ablandar un colchón nuevo? Te damos algunos trucos, pero antes veamos por qué es tan importante esta cuestión.

¿Por qué es importante ablandar un colchón nuevo?

Para poder funcionar con eficacia durante el día, hay que descansar por la noche. No tener una buena rutina del sueño puede afectar a nuestro estado de ánimo, provocar dolores físicos o de cabeza o hacer que estemos cansados, entre otros problemas.

Aunque estés habituado a tu antiguo colchón, si ya tiene más de diez años, es conveniente cambiarlo. Al comprar una cama nueva es común que durante las primeras semanas no descanses correctamente; lo cual no tiene por qué significar que hayas elegido mal tu nuevo colchón, sino que el mismo todavía no se ha adaptado a tu cuerpo y movimientos. Tienes que darle tiempo, por eso en Venta de Colchones Baratos ofrecemos la posibilidad de devolver el equipo en un máximo de cien días si no estás convencido del todo. Pero, ¿cómo ablandar un colchón nuevo? Dependerá de los materiales.

Trucos para ablandar un colchón nuevo

El primer consejo para ablandar un colchón duro es la paciencia. Con los colchones pasa como con las gafas de vista. Es normal que durante los primeros días con unas nuevas gafas graduadas te sientas incómodo: puedes marearte, que te moleste la nueva montura a la hora de ver o que pesen más que las anteriores y no estés habituado; sin embargo, a los pocos días, cuando ya te hayas acostumbrado, volverás a sentirte cómodo. Pues con una cama pasa lo mismo, al principio te sentirás extraño en tu nuevo colchón pero al cabo de unas semanas volverás a dormir entre algodones. Más allá de esto, hay algunos trucos que puedes seguir para adelantar este proceso:

Ablandar un colchón viscoelástico

El periodo de ablande de un colchón viscoelástico es algo más largo que el de las camas fabricadas con otros materiales. Si un colchón de espuma puede haberse adaptado a ti en un máximo de cuatro semanas, a un colchón viscoelástico le puede costar a lo sumo ocho.

El primer consejo que te damos es: intenta pasar tanto tiempo encima de la cama como sea posible. Otra solución para adaptar un colchón duro de viscoelástica es la de subir ligeramente la temperatura de la habitación, la cama irá dando de sí poco a poco. También puedes ponerle peso encima: coloca un par de cajas sobre la cama para que las fibras cedan y de vez en cuando ve moviéndolas por todo el colchón para que el proceso sea uniforme.

Asimismo, puedes andar sobre el colchón durante unos minutos todos los días. Una vez este se haya adaptado a ti, ¡verás como vale la pena! La viscoelástica tiene memoria y se adapta con facilidad a tu cuerpo. Una vez estés acostumbrado a tu nuevo colchón, ¡no querrás cambiarlo por nada!

Ablandar un colchón de espuma

Como ya hemos mencionado, los colchones de espuma tardan menos en adaptarse. Además de colocar peso encima e intentar pasar tanto tiempo tumbado como sea posible, es importante que nada más te llegue a casa no le pongas la ropa de cama. Espera un mínimo de 24 horas para poner las sábanas y demás, será bueno que tu nuevo equipo de descanso respire.

Ablandar un colchón de muelles

Para ablandar un colchón de muelles solo hay un truco: tiempo. A diferencia de los colchones de espuma o viscoelásticos no es recomendable que coloques peso o camines. Los muelles ceden con facilidad y poco a poco se irán amoldando a ti y a tu forma. Pronto dormirás como en tu cama de toda la vida.

Como ves, el problema se resolverá pronto pero, si por lo que sea, durante esas primeras semanas se te está haciendo imposible conciliar el sueño, puedes optar por un sobrecolchón o topper. Estas fundas de entre cinco y diez centímetros se adaptarán con facilidad, ¡pruébalas y verás! Y explicado esto, ten paciencia, pronto volverás a dormir como en una nube. Sustituye tu viejo colchón, elige la cama que mejor se adapte a tus necesidades y verás como dentro de nada descansarás como nunca, ¡el sacrificio habrá valido la pena! Si necesitas más información, ¡contáctanos!