Cómo limpiar una base tapizada paso a paso

Las bases tapizadas son un tipo de soporte para colchones formadas por una estructura metálica con tubos de acero sobre los que se apoya un tablero de madera acolchado y es importante que siempre estén limpias por una cuestión de salubridad. Si quieres saber cómo limpiar una base tapizada paso a paso, ¡aquí tienes toda la información que necesitas!

Qué necesito para limpiar una base tapizada

El mantenimiento de una base tapizada no requiere de una gran inversión. Para limpiarla basta con tener un paño limpio de textura suave humedecido en agua y una aspiradora de mano pero, en caso de no tenerla, no pasa nada. Este utensilio solo sirve para ayudar a retirar residuos que se hayan adherido más profundamente a la base tapizada así que, en caso de no disponer de una, tendrás que limpiar con más ganas, eso es todo.

No hace falta utilizar productos de limpieza pero, si se quiere utilizar algo más que agua, se puede recurrir a una mezcla jabonosa (agua y jabón líquido) y esparcirla con rociador a menos que la etiqueta indique lo contrario o que se trate de un tejido muy absorbente. Si hay una mancha, se puede limpiar la base tapizada utilizando un quitamanchas en seco.

Pasos para limpiar una base tapizada

Antes de limpiar una base tapizada lo primero que debes hacer es retirar el colchón, las almohadas y todo lo que tengas en tu equipo de descanso. La base debe quedar libre.

A continuación, debes levantarla correctamente. Esto significa evitar el error común de arrastrarla, ya que las bases tapizadas no están diseñadas para ello y el desplazamiento al arrastrar o empujarla puede hacer que las patas colapsen. La mejor opción es ponerla en vertical entre dos personas pero, si estás tu solo y no puedes, no te preocupes. Déjala como está y listo.

Para limpiar la base tapizada, humedece el paño en agua o en solución jabonosa y frota suavemente tanto las patas como la superficie de la base si el tejido lo permite. Si aplicaste solución jabonosa, entonces debes pasar otra vez el paño, pero esta vez humedecido solo con agua.

Si la base tiene una mancha en el tejido, puedes aplicar un quitamanchas en seco. Si la mancha es muy reciente y es ese el motivo por el que estás limpiando la base tapizada, probablemente aún esté fresca y puedas quitarla poniendo una esponja en el área para que absorba la mancha. Si la mancha es muy vieja o ya está seca, puedes probar rascando con una tarjeta. Una vez hayas quitado la mancha o hayas disminuido su intensidad puedes volver a pasar un paño húmedo para terminar del limpiar la base tapizada.

Si tienes una aspiradora de mano el trabajo será considerablemente más fácil. Puedes pasarla por la superficie de la base para terminar de eliminar tanto residuos de polvo como posibles focos de ácaros u hongos. No debes usar esta opción si el tejido de la base tapizada es polipiel, ya que el calor podría dañar el material.

Cuando esté limpia deja la base tapizada expuesta durante un rato para que se ventile, sin que le dé directamente la luz del sol. Una vez seca coloca la base en su lugar y vuelve a poner el colchón y la ropa de cama.

Beneficios de utilizar una base tapizada

Como las bases tapizadas están conformadas por una estructura metálica funcionan como refuerzo para el colchón, lo cual disminuye su desgaste y ayuda a mantener su vida útil por más tiempo.

Hasta no hace mucho tiempo no se recomendaban las bases tapizadas para algunos modelos de colchones porque evitaban la transpiración del mismo. Sin embargo, hoy en día una base tapizada puede brindar la misma ventilación que un somier de láminas si se elige uno con tejidos que permitan la circulación del aire o que cuenten con un tablero micro perforado.

Asimismo, los tejidos de una base tapizada pueden tener tratamientos hipoalergénicos, lo que evita la proliferación de agentes patógenos como hongos, bacterias o ácaros, causantes de alergias.

Por último, destacar que tienen un diseño discreto y pueden ser el complemento ideal para una habitación con poco espacio. Por lo tanto, ahora que ya sabes cómo limpiar una base tapizada paso a paso ponte manos a la obra y, ¡déjala impoluta!