¿Sabes cómo relajarte para dormir? Te ayudamos a conseguirlo

Los hábitos de sueño tienen una influencia directa en nuestro día a día y en nuestro estado de ánimo, por lo que es importante cuidarlos. La falta de horas de sueño, el estrés o la mala postura corporal pueden afectarnos en el trabajo y en los estudios y es por ello que tratar de descubrir cómo relajarse para dormir se convierte en una cuestión muy importante.
Las soluciones por las que se puede optar para descansar mejor y lograr recargar las pilas durante la noche son muy variadas y personales y cada uno de nosotros tiene que aplicar la medida que más resultado le dé. No obstante, hay algunos factores que son generales y compartidos entre todos nosotros. Vamos a ver cuáles son los malos hábitos que hay que evitar y qué medidas tomar para relajarse y conseguir dormir durante toda la noche.

Malos hábitos que pueden afectar a nuestro descanso

La mayoría de nosotros tendemos a practicar dos malas costumbres que hay que evitar a toda costa. La primera de ellas es la alimentación copiosa a la hora de la cena que. Los fritos o dulces antes de dormir no son nada buenos para nuestro organismo pues, mientras intentamos dormir, nuestro aparato digestivo estará trabajando y nuestro organismo no descansará como es debido. La mejor forma de evitar que esto se produzca es recurrir a platos más ligeros e ingerirlos en su justa medida. Abusar nunca es bueno.

comida frita antes de dormir

En segundo lugar, hay que tener en cuenta que el estrés puede afectar a nuestro cuerpo por la noche en forma de bruxismo o insomnio. Es importante que tratemos de dejar los problemas alejados de la cama y que, antes de dormir, intentemos pensar en otra cosa. Pero, ¿cómo relajarse para dormir? Hay varios trucos a los que puedes recurrir. Vamos a verlos.

Trucos para conseguir dormir sin problemas

Lo primero que hay que tener en cuenta es que terminar de trabajar o de estudiar a última hora de la noche no es nada positivo. En primer lugar, porque el resultado de tu esfuerzo no será de la mejor calidad puesto que tu cerebro a esas horas ya está agotado después de todo el día y, en segundo lugar, porque no logras desconectar, lo cual no es nada beneficioso. Sin embargo, hay personas cuyas responsabilidades les rondan a todas horas en la cabeza aunque se encuentren alejados de ellas. ¿Cuál es la forma de evitarlo? Buscar una distracción. Ver una película en el sofá, leer un libro, compartir un rato de conversación con tu pareja, un amigo o un familiar o escuchar algo de música relajada puede ser muy útil y, si lo aplicas, lo agradecerás al día siguiente.

Pero, ¿qué pasa si estás sometido a tanto estrés que esto no funciona? El deporte también es una forma de aislarse del mundo real y tratar de encontrar el equilibro interior. Prueba a practicar antes de cenar alguna actividad relajante como taichí o yoga o, si crees que te funciona mejor una actividad intensa, prueba a salir a correr. No obstante, no olvides que en este último caso activarás tu cuerpo por lo que no es conveniente que lo hagas a primera hora de la mañana. Afrontarás el día con energía y a la hora de dormir estarás más cansado. ¡Pruébalo!

Asimismo, todos los expertos recomiendan dormir ocho horas y es importante que te acostumbres a irte todos los días a la misma hora a la cama para que al final sea tu propio cuerpo el que te lo pida. Está claro que el fin de semana salimos a cenar con los amigos, a tomar algo, al cine… y todos estos momentos de ocio suelen hacer que nos acostemos más tarde. Pero, entre semana, hay que intentar acostarse a una hora que nos permita estar en descanso ocho horas. Es decir, si te tienes que levantar a las 7 am. puedes meterte en la cama entorno a las 11, leer un rato y apagar la luz a las 12. Tu descanso será más profundo.

Por último, ten en cuenta el papel que juega tu colchón. Lo recomendable es cambiarlo cada ocho o diez años así que, a la hora de comprarlo, ten en cuenta que es una inversión de futuro. Elije uno que realmente se adapte a tus necesidades y que sea de la mejor calidad.

Así que, ahora que ya sabes los diferentes métodos para relajarte antes de dormir que puedes utilizar, aplica el que más se adapte a ti y verás que, poco a poco, comienzas a sentirte más alegre, descansado y con más vitalidad.