¿Cuánto duran los sueños?

En muchas ocasiones nos despertamos recordando un sueño y tenemos la sensación de que hemos vivido una aventura larguísima. Esta sensación que puede resultar placentera o no, todo depende de si hemos tenido un buen sueño o una pesadilla, se genera cuando conseguimos acordarnos del sueño que hemos tenido y habitualmente nos hace preguntarnos ¿cuánto ha durado ese sueño?.

La primera sensación que tenemos es la de que ha durado mucho tiempo, esto ocurre porque cuando recordamos el sueño, nos parece que hemos vivido, como antes mencionamos, una aventura que ha tenido mucho recorrido en la que hemos vivido multitud de acciones y emociones, y lo cierto es que los sueños pueden durar desde unos pocos segundos hasta una hora.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta para valorar el tiempo de un sueño es que una cosa es la percepción que nosotros hayamos podido tener sobre ese sueño en concreto, y otra cosa muy diferente es lo que haya durado en realidad. De forma errónea anteriormente se creía que los sueños duraban solo fracciones de segundo, pero lo cierto es que pueden durar mucho tiempo y para poder analizar su duración con criterio, tenemos que tener en cuenta las diferentes fases por las que pasamos cuando estamos durmiendo, que intervienen de forma directa en lo que soñamos.

Las distintas fases del sueño

Cuando dormimos pasamos por diferentes fases o etapas que son las que configuran el total de los elementos de los que se compone el sueño. Son cinco etapas en total que van pasando desde la primera etapa finalizando en la quinta que sería la fase REM, pasamos por las etapas de forma cíclica, teniendo un ciclo de sueño una duración aproximada de 90 a algo más de 100 minutos, de forma progresiva los ciclos van variando, siendo al principio más cortas las fases de sueño REM y siendo más largas las fases de sueño profundo, y posteriormente, a medida que avanza nuestro descanso, pasamos a tener fases REM más largas y el tiempo del sueño profundo comienza a ser menor.
duracion de los sueños

La fase 1 se corresponde con el sueño liviano o ligero, se puede despertar fácilmente y corresponde con el inicio del sueño.

En la fase 2, las ondas cerebrales se vuelven más lentas y el movimiento de los ojos se detiene.

La fase 3 es cuando las ondas cerebrales aún son más lentas todavía y las conocidas como ondas delta se combinan con ondas más rápidas.

En la fase 4, nuestro cerebro está ocupado casi al completo produciendo ondas delta. Y es esta fase, junto con la fase 3, las que configuran el sueño profundo de las que difícilmente nos vamos a despertar.

Después vendría la fase REM en la que comienza la actividad, aquí nuestros ojos se agitan muy rápidamente y la respiración se hace más irregular, nuestras ondas cerebrales se parecen en este momento a las que tenemos cuando estamos despiertos, sube nuestra presión arterial y se acelera nuestro ritmo cardíaco.

La fase REM es la fase en la que se producen la mayor parte de los sueños que tenemos, se trata de una fase que normalmente se da de unas tres a cinco veces durante nuestro periodo de sueño dependiendo de las horas que durmamos y nuestros propios ciclos.
La duración que tenga nuestra fase REM estará también relacionada con la duración de nuestros sueños.

De forma habitual un sueño promedio se estima que tiene una duración de entre unos 40 minutos, a pesar de que pueden llegar a durar más tiempo, y unos 10 minutos, a pesar de que pueden llegar a ser más cortos, como mínimo se establece algunos segundos.