Te enseñamos cómo limpiar un colchón orinado

Durante la infancia, es muy habitual que los más pequeños se hagan pipí en la cama, por eso también es normal que los padres se pregunten cómo limpiar un colchón orinado de forma simple y efectiva. Saber hacerlo adecuadamente se convierte en una cuestión de gran importancia pues, de lo contrario, podrían aparecer bacterias o moho que generen olores desagradables y acaben por estropear el colchón de tu pequeño.

En Venta de Colchones Baratos te facilitamos algunos consejos para que descubras cómo hacerlo correctamente y obtener los mejores resultados.

Cómo limpiar la orina del colchón de manera eficiente

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no hace falta limpiar el colchón inmediatamente. Si tu pequeño se hace pis por la noche, cámbiale las sábanas y deja que sigua durmiendo. La orina podrás quitarla al día siguiente.

Dicho esto, la ropa de cama la tienes que poner a lavar con tu detergente habitual. Sin embargo, ante la duda de cómo limpiar un colchón orinado, la respuesta no es tan sencilla como meter las sábanas en la lavadora. En el mercado existen diferentes productos especializados dedicados únicamente a este tipo de manchas, no obstante hay que tener en cuenta que existen algunos remedios caseros a los que también puedes recurrir así que, si no quieres, no es necesario que compres un producto determinado.
Entonces, ¿qué necesitarás? Bicarbonato de sodio. Este producto es muy utilizado en diferentes superficies y, en este caso, tienes que mezclarlo en una taza con agua. Muévelo todo bien y viértelo sobre la mancha. A continuación, tapa el colchón con un plástico y deja que el bicarbonato actúe durante, como mínimo, seis horas.
En cuanto haya pasado este tiempo, aspira el bicarbonato del colchón y rocíalo todo con spray desinfectante. Así, además, te asegurarás de que el colchón recupera su frescura.

Métodos alternativos para limpiar un colchón orinado

Si, has probado este método y no te ha funcionado, no te preocupes, porque tenemos dos opciones más. La primera sigue el mismo método que el anterior solo que, en lugar de usar solo una taza de bicarbonato, tienes que utilizar una taza con 2/5 partes de bicarbonato, 2/5 partes de vinagre y 1/5 parte de detergente.

La segunda solución a la que puedes recurrir es mucho más rápida. Para hacerla, solo necesitarás agua oxigenada y bicarbonato. Esparce primera una taza de agua oxigenada sobre la mancha y luego pon, sobre ella, media taza de bicarbonato. Deja que la mezcla actúe durante media hora y, después, con la ayuda de un aspirador retira el bicarbonato. Deja que se seque al aire y poco a poco verás como desaparece.

Como ves, no es necesario que recurras a productos concretos para acabar con las marchas de orina aunque, si tu pequeño suele sufrir incontinencia durante la noche de manera repetida, será mejor que incluyas este tipo de líquidos y elementos higiénicos entre tus productos de limpieza. Los remedios de toda la vida funcionan pero, los productos destinados especialmente a este tipo de manchas suelen ser más rápidos y necesitan menos tiempo de actuación.

Prevenir que tu hijo se haga pipí en la cama

limpiar colchon con orina

Ahora que ya hemos visto cómo limpiar un colchón orinado, vamos a intentar atacar al problema desde la raíz. Si te estás preguntando cómo ayudar a tu pequeño, no te preocupes, la solución es mucho más sencilla de lo que parece.

En primer lugar, evita convertir esto en una obsesión porque podría crearle un trauma infantil. Este problema es mucho más habitual de lo que parece y, normalmente, desaparece con el tiempo.
En segundo lugar, puedes comprar una alarma creada especialmente para esto. Este artilugio emite un ligero sonido al humedecerse así que, si tu hijo se hace pipi, el aparato pitará y, si no es tarde, podrá ir al baño. Poco a poco tu hijo o hija irá superando su problema.

Por último, puedes intentar enseñarle a controlar su vejiga para que puedan descubrir cómo aguantar el pis durante más rato. Asimismo, evita que beba agua antes de dormir ya que, al tener la tripa vacía, no tendrá necesidad de hacer pis.

Si con todo esto no es suficiente, visita a un especialista. Puede que tu hijo se haga pis en la cama como consecuencia a algún tipo de temor o como manera de llamar la atención. Lo mejor es que le cuentes a tu pediatra vuestro problema y él os dirá qué sucede. Al fin y al cabo, es la persona que más sabe sobre la salud de los niños. ¡Poco a poco lo superaréis!