Cómo saber si un colchón viscoelástico es bueno

Comprar un colchón no es algo que se hace de manera habitual sino que, como máximo, se da una vez cada cinco años. Es importante comprar un producto de calidad, pero es igual de importante no pagar más por menos. Así que, si quieres saber si un colchón viscoelástico es bueno, solo tienes que prestar atención a lo que te explicamos en Venta de colchones baratos. ¡Verás como comienzas a verlo como una inversión y no como un gasto!

A fin de hacerte las cosas más fáciles, hemos preparado esta guía informativa con datos y consejos de interés que te facilitarán la decisión. ¡Siguela y verás como no te arrepientes!

Averigua cómo saber si un colchón viscoelástico es bueno

¿Por qué es tan importante comprar un buen colchón? No descansar en el lugar adecuado puede generar problemas de circulación, dolor lumbar o dolor cervical, entre otros problemas, y todos ellos impactan directamente en la calidad de nuestro descanso.

La viscoelástica es un material sintético que trata de solucionar estos problemas y que fue desarrollado en la década de los sesenta por la NASA. Sin embargo, no fue hasta los años 90 cuando comenzó a tener aplicaciones comerciales.

Se caracteriza principalmente por no hacer presión sobre el cuerpo, por lo que es muy utilizado en la industria del colchón, pero también entre quienes fabrican sofás, equipamiento deportivo, automóviles, etc. En el caso de los colchones de viscoelástica, el término hace referencia a su acolchado, que puede estar presente en una o ambas caras.

Actualmente, existen dos tipos de colchones viscoelásticos: espumados y moldeados. Los primeros se fabrican a partir de procesos químicos que dan como resultado un material similar a la espuma, de poros muy abiertos a través de los cuales circula el aire; mientras que los segundos son elaborados a partir de un molde, lo que da como resultado un material compacto y de poro cerrado por el que la circulación de aire es menor.

Además, este tipo de colchones tiene una gran adaptabilidad, aunque esta cualidad varía según la densidad de viscoelástica, esto es, según la cantidad de relleno que contiene; a mayor densidad, más adaptable al cuerpo. La densidad más baja que puede tener un colchón de viscoelástica es de 18-20 kg/m3, mientras que la más alta es de 50 kg/m3. Una densidad media (30-40 kg/m3) ofrece una adaptabilidad funcional para la mayoría de las personas, por lo que suele ser la más recomendada.

Otra de las características de los colchones viscoelásticos es que son termoadaptable, lo cual quiere decir que se ajustarán a la temperatura de la persona que duerme sobre ellos. Esto, unido a su adaptabilidad, no los hace recomendables para personas calurosas puesto que la sensación de hundimiento les dará calor. Por otra parte, los colchones de viscoelástica también son termosensibles, es decir, se ablandan con el calor y se endurecen un poco con el frío.

consejos para elegir colchon viscoelastico

Consejos para elegir un buen colchón viscoelástico

Aunque el precio puede ser un factor determinante para la mayoría de las personas, es bueno reiterar que la compra de un colchón tendrá un impacto directo en la calidad de nuestro descanso y por ende, en nuestra salud y calidad de vida. Por eso, si bien lo más lógico es establecer un presupuesto para comprar el colchón viscoelástico, lo ideal es tener claras cuáles son nuestras necesidades al momento de descansar para hacer la elección más inteligente.

Una recomendación es que te asegures de que el colchón sea realmente viscoelástico. Para ello debes fijarte en la etiqueta o en la descripción del colchón. Hay eufemismos comerciales que intentan hacer creer al comprador que se trata de viscoelástica cuando en realidad no lo es. Si, por ejemplo, se asegura que el colchón brinda “sensación viscoelástica”, es un timo. Una manera fácil de darse cuenta de si es o no es viscoelástico es revisando la densidad de material, tiene que tener mínimo de 18 a 20 kg/m3 de viscoelástica.

Elige un colchón que tenga viscoelástica por ambas caras. Eso permitirá aprovechar el colchón al máximo durante su tiempo de vida útil. Una manera de saber si el colchón tiene el material en ambas caras es revisando la etiqueta: en la línea dedicada al acolchado debe decir “ambas caras”. Mientras que en el apartado que explica cómo darle el mantenimiento adecuado debe decir “voltear y girar”. Si la descripción dice “una cara” o “solo girar”, significa que tiene acolchado de viscoelástica en una cara. Si el presupuesto obliga a elegir un colchón con viscoelástica en una sola cara, hay que asegurarse que el acolchado tenga entre 3 y 4 cm de grosor.

Por último, una recomendación, elige un colchón viscoelástico de gama media a alta, esto te garantiza una duración de 10 años si le das el mantenimiento adecuado. De nada sirve un colchón muy barato si a los dos años hay que sustituirlo por uno nuevo.

Así pues, ahora que ya puedes saber si un colchón viscoelástico es bueno o no, presta atención a tu compra y combínalo con un somier laminado en casa porque, de lo contrario, no disfrutarás al máximo de tu colchón. ¡Verás que tranquilo duermes de ahora en adelante!